«NO PUEDO MÁS», NIÑOS QUE VIVEN EN LA CALLE